Síguenos en:

  • El Comité de Análisis Económico de la Red de Cámaras de Comercio, presenta los resultados del estudio: “La Innovación como palanca de transformación productiva”, en el cual se hace un análisis sobre la actividad innovadora en el país.
  • Una de las conclusiones muestra que Colombia está rezagado en materia de innovación: Según cifras suministradas por la Superintendencia de Industria y Comercio, durante los últimos 5 años sólo se han presentado 1.334 patentes,  principal evidencia de la actividad innovadora.
  • En Colombia, las solicitudes de patentes son en su mayoría del sector de ingeniería mecánica.  A nivel mundial, las solicitudes de patentes se dan en su mayoría en electricidad y electrónica.
  • La actividad innovadora está concentrada en tres ciudades del país: Bogotá, Medellín y Cali; es necesario que instituciones públicas y privadas vuelquen su mirada sobre ciudades intermedias para incentivar el potencial innovador del país.

 

El Comité de Análisis Económico de la Red de Cámaras de Comercio, liderado por Confecámaras e integrado por las Cámaras de Comercio de Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali y  Medellín, el  Centro de Estudios para el Desarrollo y la Competitividad (CEDEC) de la Cámara de Comercio de Cartagena y el Observatorio de Competitividad ´Compite 360´ de la Cámara de Comercio de Bucaramanga, presenta la tercera versión de la ‘Colección Cuadernos de Análisis Económico’, que en esta ocasión contiene un análisis sobre la dinámica innovadora en el país, en el cual se da cuenta que Colombia está rezagada en materia de innovación.

Según el informe, Colombia tiene importantes retos en materia de innovación, relacionados tanto con la generación de conocimiento, productos y procesos novedosos, como con la articulación de esfuerzos público-privados que propendan por el fortalecimiento de esta locomotora.

Al respecto, Julián Domínguez, Presidente de Confecámaras, señaló que “La innovación, establecida como locomotora de desarrollo en el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, es una actividad que involucra a muchos actores: De un lado, está el Gobierno y las instituciones públicas, que generan un ambiente adecuado en pro de la innovación; del otro, se encuentra el empresariado del  país que debe apostarle a generar innovación, ya sea en materia de productos o de procesos, pues esto sin lugar a dudas jalona la competitividad del país”.

Sobre patentes

La principal variable que mide la actividad innovadora, es la presentación de patentes; en Colombia, la presentación de éstas se encuentra concentrada en ciudades y  sectores.

Durante el último lustro, se han presentado 1.334 patentes, 551 de invención y 783 de utilidad; las dos actividades productivas que más aportaron, fueron la ingeniería mecánica con un 72% y la ingeniería química con un 10%.  El estudio evidenció además que la actividad está concentrada en las tres principales ciudades del país: Bogotá, Medellín y Cali, esto relacionado con la concentración de centros de investigación y desarrollo y productivos.

La capacidad para investigar e  innovar, es la fuente de riqueza fundamental de las economías avanzadas. Las patentes son un indicador importante para el desarrollo de la actividad innovadora y éstas son el resultado de educación de alta calidad, integración de actores, inversión en capital humano y trabajo desde y para las regiones del país”, agregó Domínguez, Presidente de Confecámaras.

El análisis parte de la información suministrada por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) sobre las solicitudes de patentes en los últimos 5 años, más los datos de lo corrido hasta octubre de 2012, presenta cifras que son muy bajas, 551 solicitudes de patentes de invención y 783 de utilidad, presentadas por residentes, lo cual refleja que en la industria colombiana somos adaptadores más que inventores, y con una tasa de 6.12  solicitudes de patentes de invención por cada diez mil empresas y una tasa de 8.7 solicitudes de patentes de utilidad por cada diez mil empresas registradas en el RUE.

¿Qué pasa en el mundo?

Estas cifras contrastan con datos a nivel internacional, como el presentado por la OMPI, donde empresas como ZTE Corporation de China presentaron en 2011 una cifra de 2826 solicitudes de patentes, seguida por Panasonic Corporation con 2463 solicitudes y Huawei con 1831 solicitudes.

Estas cifras, comparadas con otras regiones del mundo, donde las solicitudes de patentes superan ampliamente las presentadas por Colombia, muestran no solo el rezago que pone a Colombia en desventaja cuando se comparan los indicadores de competitividad como el del Foro Económico Mundial, sino que refleja también, un desconocimiento de los derechos de propiedad intelectual y las ventajas o desventajas de proteger las invenciones que tras un proceso de investigación puedan surgir. Por ello, la Red de Cámaras de Comercio, trabaja en alianza con la Superintendencia de Industria y Comercio para, entre otras acciones, divulgar las formas de protección a la propiedad intelectual.

Según el estudio, el resultado del poco número de solicitudes de patentes y su gran concentración en tres ciudades del país, muestra, tal vez, que uno de los factores en los que hay que trabajar es en el desarrollo del capital humano en las demás regiones, esto no solo en términos de cobertura de la educación, sino de calidad de la educación, de una educación que se enfoque en la generación de conocimiento y en la capacidad de crear y de brindar soluciones a los problemas cotidianos de las personas. Una educación que  vaya de la mano con las nuevas generaciones, que buscan soluciones inmediatas a  sus problemas, una generación impaciente y dinámica, sobreexpuesta a información de todo tipo, pero que debe aprender a utilizar dicha información.

Para generar procesos de innovación en todas las regiones del país, y dinamizar indicadores como las solicitudes de patentes o las capacidades de innovación, es importante que las regiones mismas motiven e incentiven a que su recurso humano trabaje por su región y en su región.

En conclusión, el estudio establece que las patentes son importantes, pero no son el único indicador de competitividad que sobre el pilar de la innovación se debe trabajar. Para que haya patentes, debe haber desarrollo, educación de alta calidad, integración de actores, inversión en capital humano y trabajo desde y para las regiones del país.