Síguenos en:

Foto pequeñaBogotá, 29 de marzo de 2019. Desde su creación, hace más de 140 años, las Cámaras de Comercio de Colombia han trabajado por la promoción y defensa transversal del sector empresarial de todos los rincones del país, a través de la creación de servicios personalizados que fortalecen sus habilidades gerenciales para lograr su crecimiento como empresarios, a la vez promoviendo el desarrollo de las regiones para hacerlas más competitivas.

Gracias a esta gestión, en las encuestas Pyme y Micro de Anif, en sus capítulos Capital Social, alrededor del 75% de los empresarios encuestados han señalado a las Cámaras de Comercio como sus principales aliadas para su fortalecimiento.

Asimismo, un estudio elaborado por el Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico – CEDE de la Universidad de los Andes, sobre el papel de las Cámaras de Comercio en el país, concluye que son motores de modernidad y modelo institucional en Colombia.

foto pequeña1Su impacto donde hacen presencia, afirma el estudio, implica una dinámica más rápida de expansión industrial y social, comparada con otras ciudades de similar tamaño. También es concluyente sobre su efecto detonante en la infraestructura, la educación, el turismo de negocios con los centros de convenciones, el impulso al desarrollo productivo y la formalización.

El Registro Mercantil

El Registro Mercantil es operado desde 1931 por las Cámaras de Comercio, en uno de los mejores ejemplos de descentralización por colaboración, en la que el Estado otorgó su administración a estas instituciones que cuben toda la geografía nacional, desde La Guajira hasta el Amazonas y desde San Andrés hasta Nariño, desempeñando un papel fundamental como agencias de desarrollo regional y empresarial.

La Comisión de la Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional – Uncitral, en la guía legislativa sobre los principios fundamentales de un registro de empresas afirma que “la inscripción registral otorga a las empresas mayor visibilidad, no solo en el mercado, sino también para los Estados, que de ese modo pueden identificar más fácilmente a las Mipyme que necesitan apoyo y diseñar los programas adecuados con ese fin”.

Agrega que “es indispensable que esa información sea de alta calidad, esté actualizada y sea fiable”. Es decir, recomienda su renovación periódica y con datos fidedignos.

Colombia está a la vanguardia en estas recomendaciones del organismo de las Naciones Unidas, dado que cuenta con un Registro Mercantil que contiene la información de las 1.582.000 empresas formales que existen en el país.

Su renovación anual permite al país contar con información actualizada de sus empresas para el diseño de política pública, la lucha contra la corrupción y, lo más importante, como respaldo a los mismos empresarios para la promoción de sus negocios, la toma de decisiones de inversión y el acceso al financiamiento.

Gracias a la actualización anual de la información empresarial se diseñan programas de apoyo al sector empresarial dado que permite su caracterización y la realización de estudios de demografía y dinámica empresarial, formalización, determinantes de la productividad de las empresas de crecimiento acelerado e iniciativas clúster, entre otros. El registro mercantil actualizado es esencial para el diseño de acciones que permita fortalecer al sector productivo colombiano”, explica Julián Domínguez, Presidente de Confecámaras. 

Renovar es una responsabilidad de todo empresario

Este año, atendiendo a una instrucción impartida por la Superintendencia de Industria y Comercio, las Cámaras de Comercio ampliaron hasta el 1° de abril el plazo máximo de la renovación de la Matrícula Mercantil, teniendo cuenta que el último día del plazo tradicional (31 de marzo), coincidía con un domingo.

Con la renovación a tiempo de sus registros, los empresarios formales del país ratifican su compromiso con su actividad productiva, al brindar seriedad y seguridad a sus clientes, inversionistas y a la sociedad en general.

Renovar en el plazo establecido fortalece el sector formal del país, estimula la competencia leal en el mercado y cierra brechas a la ilegalidad.

Para facilitar el proceso de renovación, las Cámaras de Comercio han desarrollado servicios tecnológicos y virtuales de vanguardia que permiten a los empresarios cumplir con la renovación de sus registros de forma fácil, rápida y segura, desde cualquier parte del mundo y a cualquier hora del día ingresando al sitio web de la Cámara de Comercio de la jurisdicción de la empresa.

Lea el artículo publicado en el Diario Portafolio aquí